Suplementos para el cuidado de la salud

Los complementos para el cuidado de la salud son complementos nutricionales que el cuerpo necesita en el día a día. Los suplementos para el cuidado de la salud están hechos de extractos de plantas, verduras, frutas y hierbas medicinales. Los suplementos para el cuidado de la salud aseguran la efectividad con efectos secundarios mínimos o nulos.

Un suplemento dietético (también conocido como complemento alimenticio) es una preparación destinada a suministrar nutrientes (como vitaminas, minerales, ácidos grasos o aminoácidos) que faltan o no se consumen en cantidad suficiente en la dieta de una persona.

“DSHEA” o Ley de Educación y Salud de Suplementos Dietéticos es una ley que define los suplementos dietéticos o nutricionales como productos que se toman por vía oral, que contienen ingredientes destinados a complementar la dieta natural. Estos ingredientes pueden incluir vitaminas, minerales, ‘botánicos’ (extractos de plantas), aminoácidos u otras sustancias para aumentar la nutrición en la dieta.

Los suplementos para la salud son píldoras, polvos o jarabes especialmente elaborados que ofrecen nutrientes adicionales o beneficios medicinales. Si se toman junto con una dieta saludable, estos suplementos pueden ser de gran ayuda para producir excelentes efectos sobre la salud.

Asegurar las cualidades de las hierbas e integrarlas con vitaminas, minerales y extractos especiales ha llevado al nacimiento de estos suplementos para el cuidado de la salud que, de alguna manera, han beneficiado a la industria medicinal.

Los suplementos para el cuidado de la salud se acompañan de una lista completa de ingredientes, aplicaciones y ventajas. Los efectos secundarios mínimos o nulos han hecho que la persona común sea autosuficiente con respecto al consumo de suplementos para la salud. Además de los remedios de belleza y relacionados con el peso, varios suplementos de atención médica también ofrecen opciones de tratamiento altamente efectivas para una gran cantidad de enfermedades como diabetes, presión arterial alta, estrés, artritis, colesterol alto, asma, migrañas y muchas más.

Los suplementos para el cuidado de la salud disponibles sin receta generalmente afirman la presencia de nutrientes importantes que prometen la efectividad del producto. Aquí hay una guía para descifrar lo que quieren decir cuando dicen:

1. “Aminoácidos”: componentes básicos de las proteínas, la sustancia que constituye una gran parte del cuerpo humano. Son una sola unidad de proteína

2. “Antioxidantes”: sustancias que bloquean o inhiben los radicales libres, moléculas que aceleran el proceso de envejecimiento y contribuyen a la enfermedad.

3. “Minerales”: elementos inorgánicos naturales como calcio, hierro, selenio y zinc.

4. “Vitaminas”: compuestos orgánicos naturales con designaciones de letras (A, B1 a B12, C, D, E, K).

Es importante consultar a un médico antes de consumir suplementos para el cuidado de la salud para asegurarse de que no afecten las enfermedades existentes.

Deja un comentario