Marihuana medicinal: el debate continúa

La marihuana también se conoce como hierba, hierba y hierba, pero su nombre formal es en realidad cannabis. Proviene de las hojas y flores de la planta Cannabis sativa. Se considera una sustancia ilegal en los EE. UU. Y en muchos países y la posesión de marihuana es un delito punible por ley. La FDA clasifica la marihuana en la Lista I, sustancias que tienen un potencial muy alto de abuso y no tienen uso médico comprobado. A lo largo de los años, varios estudios afirman que algunas sustancias que se encuentran en la marihuana tienen uso medicinal, especialmente en enfermedades terminales como el cáncer y el SIDA. Esto inició un feroz debate sobre los pros y los contras del uso de marihuana medicinal. Para resolver este debate, el Instituto de Medicina publicó el famoso informe de la OIM de 1999 titulado Marihuana y medicina: Evaluación de la base científica. El informe fue completo pero no dio una respuesta clara de sí o no. Los campos opuestos del tema de la marihuana medicinal a menudo citan parte del informe en sus argumentos de defensa. Sin embargo, aunque el informe aclaró muchas cosas, nunca resolvió la polémica de una vez por todas.

Veamos las cuestiones que respaldan por qué debería legalizarse la marihuana medicinal.

(1) La marihuana es una hierba natural y se ha utilizado desde América del Sur hasta Asia como medicina herbal durante milenios. En esta época en la que lo natural y lo orgánico son palabras importantes de moda para la salud, una hierba natural como la marihuana podría ser más atractiva y segura para los consumidores que las drogas sintéticas.

(2) La marihuana tiene un gran potencial terapéutico. Varios estudios, como se resume en el informe del IOM, han observado que el cannabis se puede utilizar como analgésico, por ejemplo, para tratar el dolor. Algunos estudios demostraron que el THC, un componente de la marihuana, es eficaz para tratar el dolor crónico que experimentan los pacientes con cáncer. Sin embargo, los estudios sobre el dolor agudo, como los experimentados durante la cirugía y el trauma, tienen informes no concluyentes. Algunos estudios, también resumidos en el informe del IOM, han demostrado que algunos componentes de la marihuana tienen propiedades antieméticas y, por lo tanto, son efectivos contra las náuseas y los vómitos, que son efectos secundarios comunes de la quimioterapia y la radioterapia contra el cáncer. Algunos investigadores están convencidos de que el cannabis tiene cierto potencial terapéutico contra enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple. Los compuestos específicos extraídos de la marihuana tienen un gran potencial terapéutico. Se ha demostrado que el cannobidiol (CBD), un componente importante de la marihuana, tiene propiedades antipsicóticas, anticancerígenas y antioxidantes. Se ha demostrado que otros cannabinoides previenen la presión intraocular (PIO) alta, un factor de riesgo importante para el glaucoma. Los medicamentos que contienen ingredientes activos presentes en la marihuana pero que han sido producidos sintéticamente en el laboratorio han sido aprobados por la FDA de EE. UU. Un ejemplo es el Marinol, un agente antiemético indicado para las náuseas y los vómitos asociados con la quimioterapia contra el cáncer. Su ingrediente activo es el dronabinol, un delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) sintético.

(3) Uno de los principales defensores de la marihuana medicinal es el Marijuana Policy Project (MPP), una organización con sede en Estados Unidos. Muchas sociedades y organizaciones de profesionales médicos han expresado su apoyo. Como ejemplo, el American College of Physicians recomendó una reevaluación de la clasificación de la marihuana del Anexo I en su documento de posición de 2008. La ACP también expresa su firme apoyo a la investigación sobre el papel terapéutico de la marihuana, así como a la exención del enjuiciamiento penal federal; responsabilidad civil; o sanción profesional para médicos que recetan o dispensan marihuana medicinal de acuerdo con la ley estatal. De manera similar, protección contra sanciones penales o civiles para los pacientes que consumen marihuana medicinal según lo permitido por las leyes estatales.

(4) La marihuana medicinal se usa legalmente en muchos países desarrollados El argumento de si ellos pueden hacerlo, ¿por qué no nosotros? es otro punto fuerte. Algunos países, incluidos Canadá, Bélgica, Austria, Países Bajos, Reino Unido, España, Israel y Finlandia han legalizado el uso terapéutico de la marihuana bajo un estricto control de prescripción. Algunos estados de EE. UU. También permiten exenciones.

Ahora, aquí están los argumentos en contra de la marihuana medicinal.

(1) Falta de datos sobre seguridad y eficacia. La regulación de los medicamentos se basa primero en la seguridad. La seguridad de la marihuana y sus componentes aún debe establecerse primero. La eficacia solo viene en segundo lugar. Incluso si la marihuana tiene algunos efectos beneficiosos para la salud, los beneficios deben superar los riesgos para que se considere para uso médico. A menos que se demuestre que la marihuana es mejor (más segura y más efectiva) que los medicamentos actualmente disponibles en el mercado, su aprobación para uso médico puede ser una posibilidad remota. Según el testimonio de Robert J. Meyer del Departamento de Salud y Servicios Humanos tener acceso a un medicamento o tratamiento médico, sin saber cómo usarlo o incluso si es efectivo, no beneficia a nadie. El simple hecho de tener acceso, sin tener información de seguridad, eficacia y uso adecuado no ayuda a los pacientes.

(2) Componentes químicos desconocidos. La marihuana medicinal solo puede ser fácilmente accesible y asequible en forma de hierbas. Como otras hierbas, la marihuana pertenece a la categoría de productos botánicos. Los productos botánicos no purificados, sin embargo, enfrentan muchos problemas, incluida la consistencia de un lote a otro, la determinación de la dosis, la potencia, la vida útil y la toxicidad. Según el informe del IOM, si hay algún futuro de la marihuana como medicamento, radica en sus componentes aislados, los cannabinoides y sus derivados sintéticos. Caracterizar completamente los diferentes componentes de la marihuana costaría tanto tiempo y dinero que los costos de los medicamentos que saldrían de ella serían demasiado altos. Actualmente, ninguna compañía farmacéutica parece interesada en invertir dinero para aislar más componentes terapéuticos de la marihuana más allá de lo que ya está disponible en el mercado.

(3) Potencial de abuso. La marihuana o el cannabis son adictivos. Puede que no sea tan adictivo como las drogas duras como la cocaína; sin embargo, no se puede negar que existe un potencial de abuso de sustancias asociado con la marihuana. Esto ha sido demostrado por algunos estudios que se resumen en el informe del IOM.

(4) Falta de un sistema de entrega seguro. La forma más común de suministro de marihuana es fumar. Teniendo en cuenta las tendencias actuales en las legislaciones contra el tabaquismo, esta forma de administración nunca será aprobada por las autoridades sanitarias. Los sistemas de administración confiables y seguros en forma de vaporizadores, nebulizadores o inhaladores aún se encuentran en la etapa de prueba.

(5) Alivio de los síntomas, no cura. Incluso si la marihuana tiene efectos terapéuticos, solo está abordando los síntomas de ciertas enfermedades. No trata ni cura estas enfermedades. Dado que es eficaz contra estos síntomas, ya existen medicamentos disponibles que funcionan igual de bien o incluso mejor, sin los efectos secundarios y el riesgo de abuso asociados con la marihuana.

El informe de la OIM de 1999 no pudo resolver el debate sobre la marihuana medicinal con la evidencia científica disponible en ese momento. El informe definitivamente desalienta el uso de marihuana ahumada, pero aprueba el uso de marihuana a través de un inhalador o vaporizador médico. Además, el informe también recomendó el uso compasivo de la marihuana bajo estricta supervisión médica. Además, instó a más fondos para la investigación de la seguridad y eficacia de los cannabinoides.

Entonces, ¿qué se interpone en el camino para aclarar las cuestiones planteadas por el informe de la OIM? Las autoridades sanitarias no parecen estar interesadas en tener otra revisión. Hay datos limitados disponibles y todo lo que está disponible está sesgado hacia cuestiones de seguridad sobre los efectos adversos de la marihuana fumada. Los datos disponibles sobre la eficacia provienen principalmente de estudios sobre cannabinoides sintéticos (por ejemplo, THC). Esta disparidad de datos dificulta una evaluación objetiva de los riesgos y beneficios.

Los estudios clínicos sobre la marihuana son pocos y difíciles de realizar debido a la financiación limitada y las estrictas regulaciones. Debido a las complicadas legalidades involucradas, muy pocas compañías farmacéuticas están invirtiendo en la investigación de cannabinoides. En muchos casos, no está claro cómo definir la marihuana medicinal como la defienden y se oponen muchos grupos. ¿Se refiere solo al uso del producto botánico marihuana o también incluye componentes cannabinoides sintéticos (por ejemplo, THC y derivados)? Los cannabinoides sintéticos (por ejemplo, el marinol) disponibles en el mercado son extremadamente caros, lo que empuja a las personas hacia el cannabinoide más asequible en forma de marihuana. Por supuesto, el problema se ve empañado aún más por las teorías de la conspiración que involucran a la industria farmacéutica y los reguladores de medicamentos.

En conclusión, el futuro de la marihuana medicinal y la resolución del debate dependerían de una investigación científica más completa y comparable. Es muy necesaria una actualización del informe de la OIM en el corto plazo.

Deja un comentario